viernes, 22 de julio de 2016

26 mujeres

26 mujeres

"La única forma de hacer que las mujeres superen la subordinación, es luchando y alzando nuestra voz"

IZQUIERDA UNIDA TOLEDO

21/07/2016 - 13:10h

Contra la violencia de género

“Déjeme decirle señor, que usted no es ningún macho, usted no es más que un cobarde que se esconde detrás de sus golpes, de sus propios miedos y su incapacidad para expresarse de otro modo que no sean los golpes y la violencia, si usted fuese tan valiente como dice ser, se largaría de la vida de esa mujer infeliz que es bien seguro que está lamentando cada minuto de su vida la hora y el día en el que le conoció…”   
Hoy nos levantábamos con la noticia de otro nuevo asesinato machista, una mujer muerta de manos de su pareja y para colmo también el intento de asesinato a sus hijos, otra vez estamos hablando de terrorismo machista. No está de más recordar que el machismo es un hecho que se encuentra en todas las sociedades del mundo, es el hecho de pensar que porque son hombres son superiores a las mujeres, que equivocación tan grande.               
Hemos visto a través de la historia que las mujeres también somos capaces de cumplir funciones como ellos, lo que los hace supuestamente superiores y de eso se aprovechan, es de su fuerza física, de su fuerza, utilizada brutalmente contra la mujer, con golpes contra ella, para sus hijos, para su familia y como en estos 26 últimos casos en lo que llevamos de año, acabar con su vida.               
El hecho de que los hombres se crean superiores ante las mujeres, que es el que manda y tiene que ser obedecido, el que pega, el que no llora, hace que sus amigos hombres, lo miren distinto, esto afecta tanto a la familia, como a la sociedad y por supuesto a sí mismo, porque no es capaz de ver en el ser que se ha convertido.               
Las mujeres libres nos definimos no como mujeres que están luchando contra los hombres, sino como unos de los muchos grupos que participan en una amplia coalición que busca la transformación de la sociedad. Desde nuestra opinión, la única forma de hacer que las mujeres superen la subordinación, es luchando y alzando nuestra voz.              
Afortunadamente a la par, también se encuentran hombres que son equitativos, que sabiendo que son fuertes han sabido darse esa dignidad y dar dignidad a la mujer. Estamos en un mundo cambiante, con mucha tecnología y comunicación pero aún falta mucho para que los hombres sean más comunicativos, menos machistas y más humanos.     
Desde el Área de la Mujer de Izquierda Unida de Toledo seguiremos condenando todos los asesinatos y las agresiones a las mujeres, y recordar que las mujeres aunque a algunos les moleste, preferimos causar molestias diciendo la verdad, que causar admiración diciendo mentiras.

  
Siga Leyendo…

miércoles, 6 de julio de 2016

La cárcel de homosexuales de Badajoz: cuando el franquismo castigaba a los que amaban libres


La cárcel de homosexuales de Badajoz: cuando el franquismo castigaba a los que amaban libres

Cerca de un millar de homosexuales pasaron por prisión entre 1970 y 1979 por la ley de Peligrosidad Social

El régimen marcó dos centros, el de Huelva (para los que consideraba "activos") y Badajoz (para "pasivos")

 

Jesús Conde    03/07/2016 - 19:04h  



 



En la ficha de Antoni de la época se recoge que su delito era ser "homosexual"

Tiene grabado a fuego aquel 5 de junio de 1976. Nada más salir Antoni hacía una parada en una tasca de Badajoz para tomarse un vermú. Un aperitivo con sabor a libertad porque con 18 años recién cumplidos acababa de abandonar la cárcel de homosexuales en la que había estado recluso dos meses.
A Antoni lo encerraron por ser homosexual, tal como quedó constancia en su ficha policial y en la condena que le llevó a recorrer varios penales de presos comunes para acabar en Extremadura.  En 1954 se criminalizó al homosexual incluyéndole en la Ley de Vagos y Maleantes, una norma que fue sustituida en 1970 por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, en vigor hasta bien entrada la democracia. Fue con esta norma con la que se habilitaron cárceles específicas para "rehabilitarlos". Marcaron  dos centros penitenciarios, el de Huelva (para lo que consideraban homosexuales "activos") y Badajoz (para "pasivos").
Ocurrió en un régimen que, aunque agonizante, seguía reprimiendo las libertades. Esa es la realidad que cientos de españoles vivieron en su piel al final de la dictadura. Aunque muerto el dictador las cosas no fueron mucho mejor, teniendo en cuenta por ejemplo que Antoni salió libre en el 76.
La cárcel es hoy el  Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC). Allí el modo de redimirlos consistía en hacerles coser balones. Narra este testigo vivo de la represión que era un lugar vejatorio, donde eran humillados mientras los funcionarios "miraban para otro lado" ante los abusos. Había delincuentes comunes que se declaraban homosexuales pensando que así recibirían un régimen penitenciario más laxo. "La mayoría de los homosexuales nos cuidábamos, teníamos que tener bastante cuidado". Era bastante desagradable verse rodeado de ladrones o asesinos y el miedo a ser agredidos siempre estaba.
El Museo Extremeño de Arte Contemporáneo expone setenta piezas en Madrid

El Museo Extremeño de Arte Contemporáneo expone setenta piezas en Madrid
Museo Extremeño de Arte Contemporáneo, antigua cárcel de homosexuales EFE
Antoni declaró su homosexualidad a su madre con 17 años y ella, que no lo entendió, pidió ayuda a la familia. Fue una monja cercana la que lo denunció. La policía vino a por él de madrugada y tras un periplo por los penales de Valencia y Carabanchel acabó en Badajoz.
Hace años que creó junto a más víctimas la Asociación Expresos Socialesy comenta con voz segura que aquello forma parte del pasado. "Lo superé porque llevamos años trabajando para devolver la dignidad a los compañeros, desarrollando una labor extraordinaria. Podemos decir que estamos resarcidos económicamente y moralmente".
Ha regresado cada vez que ha podido a la ciudad que le vio preso porque siente a Badajoz como su segunda casa, ya que también fue la primera que los reconoció como víctimas del franquismo por su orientación sexual.  

"Aniquilar lo diferente"

Como sistema represivo que era, el franquismo apostaba por reprimir la diferencia según explica  José María Núñez, presidente de Fundación Triángulo Extremadura. Un régimen que funcionaba mejor desde la estructura tradicional organizada y donde todo lo diferente dificultaba su modelo y era controlado. Una manera de aniquilar lo diferente con grandes dosis de maldad, con violencia y sentencias condenatorias sin  juicio previo.
La Ley de Peligrosidad Social establecía penas que iban desde multas hasta penas de cinco años de internamiento en cárceles
La Ley de Peligrosidad Social establecía penas que iban desde multas hasta penas de cinco años de internamiento en cárceles
La Ley de Peligrosidad Social establecía penas que iban desde multas hasta cinco años
de internamiento en cárceles
Una idea parecida traslada Javier Ugarte Pérez, activista doctor en Filosofía, que en sus estudios sobre la represión franquista concluye que cualquier modelo ajeno a la familia numerosa tradicional y católica (donde la pareja se dedicaba a engendrar) no encajaba en el ideal.
De hecho detalla que la detención no era una cuestión metafísica por ser homosexual, sino por tener relaciones homosexuales. Tras la Guerra Civil hay una destrucción económica, demográfica y moral a las que acompaña la llegada de un modelo de 'nacional catolicismo', allá por los años 50. 
No fueron cifras enormes, si se tiene en cuenta que hubo hasta 50.000 fichados por homosexuales, de los que 4.000 fueron expedientados.
Comenta también  José Manuel Corbacho, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, cómo la legislación franquista permitía medidas "preventivas" contra este colectivo LGTBI y tratamientos de electrochoques para erradicar lo considerado como una enfermedad. Han documentado casos de suicidios y numerosas violaciones.
La ley de Peligrosidad añade en el 70 la novedad de especializar dos cárceles ya existentes, aunque en la Modelo de Barcelona, Valencia y Carabanchel también se habilitaron módulos para recluir a este tipo de presos. Según ha documentado el periodista Fernando Olmeda en 'El látigo y la pluma' (2004) cerca de un millar de homosexuales pasaron por prisión entre 1970 y 1979 en virtud de la ley de Peligrosidad Social.
Los presos se dividían según sus tendencias: los “pasivos”, a Badajoz, y los “activos” a Huelva
Los presos se dividían según sus tendencias: los “pasivos”, a Badajoz, y los “activos” a Huelva
Los presos se dividían según sus tendencias: los “pasivos”, a Badajoz, y los “activos” a Huelva

El perfil social de los encarcelados 

Un elemento básico de análisis para el experto Javier Ugarte es el perfil social de las personas recluidas. Aunque algunos eran 'pillados' in fraganti en una pensión o en unos baños púbicos, hay otros que fueron denunciados como es el caso de Antoni.
En su mayoría eran gente humilde, de las clases más bajas y normalmente solteros (aquellos que no encajaban en el modelo demográfico de familia católica). Gente con poca instrucción y herramientas legales para su defensa, y que además tenían que enfrentarse a un doble estigma: al de la calle y el de dentro de las cárceles.
Porque estos presos, a diferencia de los políticos, no contaban con una red de apoyo y solidaridad fuera, sino que eran repudiados y tratados como inmorales o desvergonzados. En algún caso se les practicó el electroshock, pero tampoco era lo frecuente en las cárceles porque ello requería de un psiquiatra y de medios continuados para tratarles, y el régimen no estaba por la labor.
Estos tratamientos se aplicaban más bien en consultas privadas, donde llegaban los homosexuales por voluntad propia o de la mano de sus familiares. Y eran terapias que no reprimían el deseo sexual, sino que creaban impotencia en quienes lo sufrían, cuenta Ugalde Ugalde.
Puede considerarse que dentro de la escala de presos, los homosexuales pertenecían a uno de los eslabones más bajos, víctimas de violaciones y humillaciones. Además, se quedaban con los antecedentes penales una vez liberados, cuando en la época no era rara la obligación de presentar el certificado de antecedentes para trabajar.

Reconocimientos

En el verano de 1979 aún se podía detener a gente por "travestismo" y "prostitución homosexual". Paulatinamente los artículos referidos a las personas LTGB se fueron dejando de aplicar gracias a las luchas de los grupos pioneros como el Movimiento Homosexual de Acción Revolucionaria (MHAR) o el Movimiento Español de Liberación Homosexual, según la información que ha recopilado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura.
Hace ya 18 años que Fundación Triángulo pidió con éxito a la Asamblea de Extremadura que instara al Gobierno central a resarcir a las víctimas LGTBI del franquismo, y a la eliminación de la ficha policial de estas personas. José María Núñez, de Triángulo, incide en que su apuesta fue por eliminar las fichas del registro policial, pero que se conservaran como un elemento vivo de la memoria histórica. Algo que generó debate dentro del propio colectivo de gais, lesbiabas, bixesuales y transexuales.
Con la creación de la Asociación de Expresos Sociales, Antoni y el resto de compañeros también lucharon por el reconocimiento moral y económico como víctimas de la represión. "Porque la libertad se conquista luchando, y porque animo a todas las compañeras y compañeros a seguir haciéndolo", expresa enérgico.
Con el gobierno socialista de Zapatero lograron que se les asignara una indemnización, que han llegado a lograr 165 personas. Aunque el Estado, según critica, no aceptó asignarles una pensión vitalicia con el fondo de cuatro millones asignados para este fin. Finalmente calcula que no han sigo gastados más de 500.000 euros, mientras que hay hoy víctimas de entonces que sobreviven con 400 euros.

Otra de las cuestiones que pone en duda, según las informaciones a las que ha tenido acceso, es que su ficha haya desaparecido de manos de la policía.


Siga Leyendo…

sábado, 2 de julio de 2016

La JEP valida casi 2000 votos de Unidos Podemos que fueron declarados nulos en Toledo

La Junta Electoral valida "casi 2.000 votos" de Unidos Podemos que fueron declarados nulos en Toledo

La Sexta TV - Las papeletas de UP, que fueron declaradas nulas el pasado 26J "en multitud de mesas de la provincia de Toledo, por una pequeña diferencia en el logotipo", han sido calificadas de válidas por la Junta Electoral Provincial.

La Junta Electoral Provincial (JEP) de Toledo ha declarado válidas aquellas papeletas que fueron declaradas nulas el en las elecciones del pasado 26 de junio "en multitud de mesas electorales de la provincia de Toledo, por una pequeña diferencia en el logotipo de dichas papeletas".

La decisión ha sido tomada por los miembros de la JEP, a instancias de la reclamación que la coalición Unidos Podemos ha realizado ante dicha junta electoral, en tiempo y forma establecida según la LOREG, ha comunicado IU a través de una nota de prensa.

La revisión, que se hizo en 89 mesas de las cerca de 900 que se constituyeron en la provincia de Toledo, "ha dejado casi 2.000 votos validados, de los que en principio fueron declarados como nulos probando el intento de pervertir la voluntad de los ciudadanos", ha detallado la formación de izquierdas.
"En el desarrollo del recuento de votos que prosiguió al cierre de las mesas electorales no fueron pocos los interventores y/o apoderados del PP que solicitaron la nulidad de miles de papeletas de Unidos Podemos, que habían introducido los toledanos y toledanas en las urnas, con la intención inequívoca de apoyar esta opción electoral, en el ejercicio de su legítimo derecho de sufragio", ha exlicado IU.

Siga Leyendo…

IU Enlaces













IU Santa Olalla. Con la tecnología de Blogger.
Copyright © IU Santa Olalla (Toledo) | Powered by Blogger
Design by Saeed Salam | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Gooyaabi Templates